LOS VIENTOS EN VENEZUELA

VIENTOS

Los vientos son masas de aire que se originan en la atmósfera estos pueden ser de aire frío como de aire caliente, y van a depender del lugar que se encuentren ubicados mundialmente ya sea en un polo, o en un Hemisferio.

En Venezuela predominan los vientos regulares y los vientos locales. Los alisios del NE, soplan sobre las islas y las costas norte de Venezuela con mucha regularidad todo el año. Transportan gran cantidad de humedad, se los llama corrientemente "brisas" costeras, insulares, de valles, de montaña, o "montes frío".

VIENTO

Aire en movimiento. Este término se suele aplicar al movimiento horizontal propio de la atmósfera; los movimientos verticales, o casi verticales, se llaman corrientes. Los vientos se producen por diferencias de presión atmosférica, atribuidas, sobre todo, a diferencias de temperatura. Las variaciones en la distribución de presión y temperatura se deben, en gran medida, a la distribución desigual del calentamiento solar, junto a las diferentes propiedades térmicas de las superficies terrestres y oceánicas.

Cuando las temperaturas de regiones adyacentes difieren, el aire más caliente tiende a ascender y a soplar sobre el aire más frío y, por tanto, más pesado. Los vientos generados de esta forma suelen quedar muy perturbados por la rotación de la Tierra.

Los vientos pueden clasificarse en cuatro clases principales: dominantes, estaciónales, locales y, por último, ciclónicos y anticiclónicos.


TIPOS DE VIENTOS

Los vientos dominantes:

Cerca del ecuador hay una banda de bajas presiones, llamada zona de calmas ecuatoriales, situada entre los 10° de latitud S y los 10° de latitud N.

En esta zona, el aire es caliente y sofocante. A unos 30° del ecuador en ambos hemisferios hay otra banda de presiones altas con calmas, vientos suaves y variables. El aire superficial, al moverse desde esta zona hasta la banda ecuatorial de presiones bajas, constituye los vientos alisios, dominantes en las latitudes menores. En el hemisferio norte, el viento del norte que sopla hacia el ecuador se desvía por la rotación de la Tierra hasta convertirse en un viento del noreste, llamada alisio del noreste. En el hemisferio sur el viento del sur se desvía de forma similar para ser el alisio del sudeste.

Desde el lado polar de la banda de presión alta en ambos hemisferios la presión atmosférica disminuye hacia centros de presión baja en latitudes medias y altas. Los vientos dirigidos hacia los polos, puestos en marcha por estos sistemas de presión, se desvían hacia el este por la rotación de la Tierra. Puesto que los vientos se denominan según la dirección desde la que soplan, los vientos de las latitudes medias se califican como dominantes del oeste. Éstos resultan muy modificados por las perturbaciones ciclónicas y anticiclónicas viajeras que provocan cambios diarios de las direcciones.

Las regiones más frías de los polos tienden a ser centros de alta presión, en particular en el hemisferio sur, y los vientos dominantes que parten de estas áreas se desvían para convertirse en los vientos polares del este.

El viento más fuerte que se ha medido con fiabilidad sobre la superficie de la Tierra tenía una velocidad de 362 km/h y se registró en el monte Washington, en New Hampshire (Estados Unidos), el 12 de abril de 1934. Sin embargo, se producen vientos mucho más fuertes cerca de los centros de los tornados.

Al aumentar la altura sobre la superficie de la Tierra, los vientos dominantes del oeste se aceleran y cubren una superficie mayor entre el ecuador y el polo. Así, los vientos alisios y los polares del este son bajos y, en general, son reemplazados por los del oeste sobre alturas de unos cientos de metros. Los vientos del oeste más fuertes se producen a alturas de entre 10 y 20 km y tienden a concentrarse en una banda bastante estrecha llamada corriente de chorro, donde se han medido hasta 550 km/h de velocidad.

Los vientos estaciónales:

El aire sobre la tierra es más cálido en verano y más frío en invierno que el situado sobre el océano adyacente en una misma estación. Así, durante el verano, los continentes son lugares de presión baja con vientos que soplan desde los océanos, que están más fríos. En invierno, los continentes albergan altas presiones, y los vientos se dirigen hacia los océanos, ahora más cálidos. Los ejemplos típicos de estos vientos son los monzones del mar de la China y del océano Índico.

Los vientos locales:

Parecidos a las variaciones estaciónales de temperatura y presión entre la tierra y el agua hay cambios diarios que ejercen efectos similares pero más localizados. En verano sobre todo, la tierra está más caliente que el mar durante el día y más fría durante la noche: esto induce un sistema de brisas dirigidas hacia tierra de día y hacia el mar de noche. Estas brisas penetran hasta unos 50 km tierra y mar adentro.

Hay cambios diarios de temperatura similares sobre terrenos irregulares que provocan brisas en las montañas y en los valles. Otros vientos inducidos por fenómenos locales son los torbellinos y los vientos asociados a las tormentas.


ESCALA DE VIENTO DE BEAUFORT:

Los marinos y los meteorólogos utilizan la escala de viento de Beaufort para indicar la velocidad del viento. Fue diseñada en 1805 por el hidrógrafo irlandés Francis Beaufort. Sus denominaciones originales fueron modificadas más tarde; la escala que se usa en la actualidad es la dada en la tabla adjunta.

MASAS DE AIRE:

Las masas de aire tienen gran importancia Climatología. ¿Qué son las masas de aire?. Son áreas de gran extensión y potencia de la atmósfera, movibles, con propiedades termodinámica que tienen como características la temperatura y la humedad. Recibe las propiedades termodinámica de la superficie terrestre.

La temperatura y la humedad en las masas de aire son homogéneas, manteniéndose en sentido horizontal en los distintos niveles, y la uniformidad de las masas de aire se debe a la permanencia del aire y a su desplazamiento a lo largo de grandes extensiones.

La propagación del calor desempeña un papel básico tanto en la temperatura como en la humedad, en las diferentes mezclas del aire, en el sentido vertical u horizontal. Por otra parte, el calentamiento del aire es diferente, según se produzca sobre la superficie continental o sobre la superficie oceánica, determinando la región de origen del desplazamiento de las masas de aire.

Sobre la superficie continental la radiación solar penetra poco y el calor irradiado calienta las capas cercanas a la superficie. El aire caliente se torna inestable, provocando un movimiento ascendente con arrastre de humedad y calor hacia las capas más altas.

Sobre la superficie oceánica la radiación solar no actúa sobre una delgada capa superficial, sino sobre una enorme masa líquida de espesor mucho mayor, en continua renovación, que aumentará el calor recibido, por lo que la temperatura de la superficie es mucho más baja que la terrestre.

Cuando las masas de aire se ponen en movimiento se manifiestan como corrientes muy extensa de origen polar o tropical, actuando entre ellas y estableciendo el intercambio en la circulación de la atmósfera.

Una masa de aire depende de dos características básicas: La distribución vertical de la temperatura y el contenido de la humedad.

Al moverse una masa de aire frío (procede de los casquetes polares o de los anticiclones invernales) sobre una masa de aire caliente, dicha masa determina un fuerte gradiente de temperatura en sus capas inferiores, haciéndose inestable el sistema con formación de ráfagas de viento con tendencia a temporales y precipitaciones a chubascadas de corta duración.

Si la masa de aire caliente (procede de los anticiclones oceánicos subtropicales o de los continentales de verano) se mueve sobre una masa de aire frío se formará un estrato de inversión térmica de poca altura, identificada en ocasiones por condensación, nubosidad, nieblas y se manifiestan precipitaciones seguidas y moderadas. El calor de una masa de aire polar es desprendido por radiación hacia la Tierra.

DISCONTINUIDADES O FRENTES:

El desplazamiento de las masas de aire de su lugar de origen, esto es, cuando pierden su carácter inerte, van a dar origen al encontrarse con otras masas a las llamadas discontinuidades o frentes.

Las masas de aire al desplazarse van a adquirir una serie de peculiaridades, sobre todo termodinámica, que son diferentes a las que tenían antes del desplazamiento, y esto se debe al influjo de las regiones por donde pasan: Áreas marítimas y áreas continentales.

La masa de aire a su paso por la superficie oceánica recogerá gran cantidad de humedad, permaneciendo un largo tiempo en contacto con las aguas templadas, ya que por razón del calor específico del agua, las masas marinas son más templadas que las masas continentales.

La masa de aire en su desplazamiento por la superficie continental tendrá como característica la adquisición de aire húmedo, contribuyendo a ello las temperaturas extremas y el relieve topográfico.

La gran importancia en el desplazamiento de las masas de aire y su evolución, se basa en los fenómenos de convergencia (movimiento ascensional) y divergencia (movimiento descensional).

A una misma presión en el suelo, sobre las masas de aire caliente existe en altura altas presiones, mientras que son bajas sobre las masas de aire frío.

Cuando dos masas de aire se hallan próximas, la región intermedia recibe el nombre de zona frontal, que poco a poco va estrechándose hasta formar una superficie frontal, y la intersección de la misma con el suelo recibe el nombre de frente o línea de frente.

Se pueden distinguir tres clases de frentes:

1. Frente frío. Cuando la masa de aire frío avanza por debajo sobre una masa de aire caliente en reposo o en movimiento. A causa de la mayor densidad, el aire frío tiende a deslizarse en contacto con la superficie terrestre y expulsa el aire caliente hacia adelante o hacia arriba.

Las características de un frente frío son: baja brusca del termómetro, aumento de la presión, salto del viento y chubascos bruscos.

2. Frente caliente. Cuando la masa de aire caliente tiene mayor velocidad y avanza por detrás o por debajo de la masa de aire frío. La masa de aire frío siempre se quedará en contacto con la superficie terrestre y la masa de aire caliente ocupará la posición superior, comenzando a subir a lo largo de la pendiente del frente, añadiendo a su componente una pendiente vertical, y como asciende experimenta un enfriamiento adiabático, termina por formar nubes y por lo tanto precipitaciones. Las características de esto frentes son: gradual descenso de la temperatura, posible formación de nieblas, precipitaciones de varias horas y lloviznas continuadas.

3. Frente ocluido. Ocurre cuando hay tres masas de aire, dos de las cuales son frías y la otra caliente. Una de las masas de aire frío, la posterior alcanza la anterior y ocupa el espacio que estaba ocupado por la masa de aire caliente, al perder ésta última el contacto con el suelo, se eleva por encima de la masa de aire frío. Esto ocurre en la fase final de un ciclón. El frente frío se junta con el cálido. El primero se desplaza con la mayor velocidad que el segundo, provocando la separación del aire caliente del suelo hacia arriba.

Sabemos que la evolución de las masas de aire en su desplazamiento y el origen de las discontinuidades o frentes y su comportamiento en la regulación atmosférica están relacionados con presión atmosférica, la temperatura y la humedad. La presión atmosférica equivale una presión ejercida por una columna de agua de una altura de 10 metros y disminuye al aumentar la altura a causa de la menor densidad del aire.

Como valor convencional y al nivel del mar, se utiliza la experiencia de Torricelli que corresponde a una columna de mercurio de un cm' de sección y 760 mm de altura, que representa el valor de la unidad media de la presión atmosférica, o sea una atmósfera. La densidad del mercurio (Hg) es de 13,596 g/cm2, y la presión de una atmósfera será 1033 g/cni2. La unidad atmósfera se subdivide en 760 unidades = mmHg (milímetros de mercurio), que es el equivalente aproximado a 1013,2 milibares (mb).

En los mapas meteorológicos la presión atmosférica se representará por líneas que corresponden a una cota o altura determinada, que unen los lugares que tienen la misma presión barométrica, llamadas líneas isobaras (Isos, igual, baros, peso).

Las isobaras señalan los centros de máxima y mínima presión barométrica. Cabe advertir que la presión es variable en sus líneas isobáricas y como ya lo anotamos anteriormente también es muy variable con la altura. La atmósfera no se distribuye sobre la Tierra de una manera uniforme, en ella hay diferencias de densidad y esto se debe a la presión y a la temperatura. En un área donde las presiones son bajas es como si existiera una hondonada atmosférica. Es decir, un centro de presión que actúa como sumidero. Las masas de aire cercanas se precipitan sobre ese vacío, tienden a rellenarlo. Se originan los vientos que convergen hacia el fondo de la depresión. Estos vientos por la rotación de la Tierra, hablando en términos comparativos, no caen en la pendiente de la hondonada atmosférica en línea recta, sino que al mismo tiempo que aumenta su velocidad, se desvían cada vez mas de aquella dirección (efecto de coriolis o de desviación)

En el hemisferio Norte el remolino es contrario alas agujas del reloj. En el hemisferio Sur la fuerza de coriolis actúa a la izquierda.

 


DISTRIBUCIÓN DE LOS VIENTOS:

Según los estudios más recientes los vientos pueden ser distribuidos de la manera siguiente. Cerca del ecuador, el aire incesantemente caliente, se eleva y origina una zona de baja presión (áreas ciclónicas), llamada zona intertropical de convergencia (I.T.C.), comprendida entre dos zonas en las que los vientos son extraordinariamente constantes: Una zona al Norte (hemisferio Norte) es la zona de los vientos Alisios (Alisios del Norte), que parecen soplar con dirección NE, y otra zona al Sur (hemisferio Sur) de los vientos Alisios, (Alisios del Sur), con dirección SE.

A los 30º de latitud Norte y Sur, se extienden respectivamente dos zonas de presiones altas que originan vientos variables, generalmente débiles, llamadas zonas subtropicales, las que otrora se llamaron zona de las calmas tropicales o de las Horse latitudes.

Entre los 35º y 60º de latitud Norte y Sur se encuentran dos zonas, llamadas de los vientos occidentales, de climas templados y variables.

En la proximidad de los círculos polares a los 55º-63º existen las zonas subpolares de presiones bajas, con asociación de vientos variables.

En las latitudes altas se encuentran las áreas de presiones altas.

Las isotermas son líneas imaginarias que unen los puntos en que se observa y se registra la misma temperatura media anual, siendo dicha temperatura muy variable, por lo que se toma una temperatura mensual, principalmente la de los meses de Enero y Julio que corresponde a las temperaturas mínima y máxima de ambos hemisferios. (Isos, igual, therme, calor). Estas líneas no coinciden con los paralelos y como hemos dicho anteriormente se desplazan conforme a las estaciones del año.


LOS VIENTOS SEGÚN LAS ESTACIONES DEL AÑO

El relieve orográfico modifica la dirección de los alisios, tomando direcciones diversas. El comportamiento de estos vientos depende de las estaciones:

1) En el solsticio de verano (junio, julio, agosto), la masa de aire del frente intertropical sopla con fuerza sobre las regiones Sur y Central del país y avanza hacia el Norte.

2) En el solsticio de invierno (diciembre, enero, febrero), los alisios soplan con fuerza sobre el norte del país y hacia la zona central. La masa del frente intertropical se retira hacia el Sur ocasionando un descenso de lluvias en la región central.

3) En el equinoccio de primavera (marzo, abril, mayo), los alisios son los vientos dominantes; se establecen corrientes opuestas por el avance del frente intertropical originando la estación lluviosa en la parte central del país, mientras que en las regiones costeras hay una sequía relativa.

4) En el equinoccio de otoño (septiembre, octubre, noviembre), los alisios vienen cargados de mucha humedad, y la masa de aire intertropical se retira lo que origina vientos con dirección Sur.

Entre los vientos locales se puede citar el "barinés", en la parte sur-occidental del país, entre mayo y agosto, que tiene su origen a causa de las masas de aire frío de la Cordillera de los Andes que desciende sobre la más cálida de la región de Barinas.

Los vientos llamados "calderetas", de julio a septiembre que azotan la región central del litoral, son vientos violentos, secos y calientes que avanzan hacia el mar, se originan posiblemente de los vientos del Sur; pierden su humedad y adiabáticamente se calienta.


CONCLUSIÓN

El viento es una acción producida por el aire que se encuentra en el planeta, este viento depende en su mayoría al lugar en que este se encuentre, podría encontrarse en los polos o en cualquiera de los hemisferios.

Estos vientos influyen mucho en la vida de los seres vivos ya que estos van a hacer que en los mares haya un movimiento equilibrado en su parte superior, como también influye en la vida aérea ya sea de los animales como la de los humanos porque con el estudio de esta se va a saber si podría haber peligro en diferentes zonas del mundo.

Los vientos son tan beneficiosos como dañinos ya que gracias a ellos el hombre a inventado o creado aparatos que son útiles para su vida diaria, entre estos "el molino", pero los vientos también pueden ser destructores, es decir que pueden destruir hasta civilizaciones completas si es que la magnitud de los mismos se lo permiten.